La espera para traducir “Rayuela” al hebreo ya terminó: duró medio siglo

Julio Cortázar

Julio Cortázar

Por Shlomo Slutzky

Cincuenta años después de la publicación original de Rayuela, el nombre de Ioram Melcer fue el primero que se le ocurrió al editor argentino–israelí Uriel Kon cuando pensó en quién se animaría a traducir la obra cumbre de Julio Cortázar al hebreo. Razones no le faltaban: Melcer es hijo de argentinos y tiene 93 traducciones en su haber, incluidas dos de Cortázar.

Medio siglo después de la primera edición de la novela, los israelíes se veían obligados saltar de “Tierra” a “Cielo” por los complejos caminos del lenguaje original de Cortázar y por las dificultades que presenta en sus numerosas traducciones.

Muchos de los 80 mil argentinos y otros tantos inmigrantes latinoamericanos en Israel, se encontraron en más de una ocasión buscando Rayuela en su biblioteca en medio de una reunión con amigos nativos, mostrándoles alguna de las tantas ediciones y exclamando: “¡Si pudieran leer este libro, entenderían!”. Y ahora pueden.

Porque apareció Rayuela en hebreo, lleva el nombre de Class: el juego de niños que era tradicional en la Israel de la década de 1950. El trabajo, claro, es obra Melcer.

Cuando este corresponsal osa preguntar al traductor políglota si traducir una obra como Rayuela no obliga a tener un conocimiento riguroso de París, Buenos Aires y Montevideo, Melcer sonríe, con un dejo de complicidad de hijo de argentinos, pero también como israelí hasta los huesos: “Por una parte sí conozco estas tres capitales y no solo como turista casual, pero me parece que hay un misticismo de la Argentina y los argentinos respecto de Rayuela, como si se tratara de la mismísima Biblia.

Pero si la Biblia está traducida a no menos que 250 idiomas, ¿por qué no Rayuela?

Ducho ya en las preguntas sobre las dificultades en la traducción de Cortázar, en el pasado ya había hecho lo propio con Octaedro y Final de Juego, abre el ejemplar de Rayuela en hebreo y nos pide que leamos el capítulo 68 y recordemos el original en castellano, un intento de traducción simultánea que asegura una regia migraña a un simple bilingüe que intente buscar la forma de convertir al hebreo las palabras y los juegos idiomáticos de Cortázar.

Dice Melcer: “Los traductores a los distintos idiomas optaron por estrategias diferentes, hasta el punto de que la traducción al turco de este capítulo viene acompañada, al pie, por una explicación y un pedido de disculpa del traductor, explicando que para permitir al lector la comprensión del texto, decidieron dar una interpretación concreta a las palabras e imágenes que salieron de las manos de Cortázar.

Este no es un camino que yo pueda aceptar. El hebreo, como una lengua viva, debe tener sus propios sistemas para expresarse y para traducir hasta las complejas frases de Cortázar. El resultado está a la vista: “El lector hebreo no entiende necesariamente cada una de las palabras inventadas por mí en una licencia cortazariana , pero no hay lector inteligente que no entienda que se trata de una descripción erótica de un acto de amor.” Según Melcer, “para traducir hay que meterse lo suficiente en la piel de Cortázar. Quien no se mete en la piel del escritor no hace su tarea hasta el final, no hace su tarea. No se trata de traducir una palabra, una frase, un párrafo. Se trata de concebir una creación, de un acto de amor”.

Melcer utilizó a muchos otros de sus conocidos y amigos para mejorar la calidad del producto final: “Para revisar se hace un trabajo colectivo. Lo lee alguien que puede descifrar el original, alguien que sabe castellano pero no es argentino, ni latinoamericano ni un estudioso del idioma. Si algo no le ‘suena’ en hebreo, me envía su observación o pregunta, sirviéndome estas —en ocasiones— para hacer algunos cambios que hagan la traducción más natural al lector israelí”, explica.

“También fui publicando algunos capítulos en mi blog y recibiendo de mis lectores en este sistema de comunicación instantáneo, preguntas y observaciones que fui corrigiendo hasta el día antes que el libro bajara a imprenta”.

El entusiasmo de Melcer por momentos nos hace pensar que tiene acciones en la empresa y que quizás perciba mayores honorarios en función de las ventas. Pero no. “Para nada. Si lo hice fue solo por el desafío de traer una obra que creo que es relevante a pesar de las distancias de lugar y tiempo a los lectores israelíes. ¿Acaso los temas de Rayuela no son la relación entre la identidad, la conciencia, el lugar, el exilio, la memoria, la lengua? A qué pueblo le pueden ser relevantes estos temas sino al pueblo judío?”.

Melcer se permite un corto respiro y subraya: “Si hice esto, fue también para sentir que estoy haciendo algo para ofrecer a la gente con inquietudes la oportunidad de recibir una inyección de vitaminas motivadoras, una proclama libertaria que les dice a los israelíes: ¡Abran la ventana!, ¡miren afuera!

”.

“Literatura puede ser también esto y no solo el best–seller de turno que apareció en el New York Times de la semana pasada. Algo más que todo lo que ustedes conocen y todo lo que conocían aquellos primeros lectores de Rayuela, cincuenta años atrás”.

Fuente: Clarín.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s