Mariam Aborkeek: Cosméticos de la hija del desierto

Mariam Aborkeek en su taller en las afueras de Tel Sheva, al sur de Israel.

Por Karin Kloosterman, traducido por el Instituto Chileno-Israelí de Cultura.

Antiguamente, las mujeres beduinas erraban por el desierto buscando plantas y ayudando a los animales que pastan, donde las lluvias eran lo suficientemente generosas para dejar agua en el desierto que permitieran echar raíces y tornarse verdes.

Como en cualquier sociedad tradicional, el beduino israelí tenía sus secretos sanadores de la tribu: tinturas y curas y remedios herbales basados en las plantas de la zona. Estos secretos pasaban de mujer a mujer.

Pero en Israel, como en otras culturas occidentalizadas, esta sabiduría está perdiéndose y está siendo olvidada. Sin embargo, hoy una beduina israelí ha revertido su rol en la vida, yendo de lo tradicional a lo moderno y de vuelta a lo tradicional, con un leve giro.

Esta es la historia de Mariam Aborkeek, una mujer beduina del desierto israelí del Neguev quien se ha rehusado a casarse para brindar toda su atención a convertir los remedios naturales beduinos en un negocio internacional llamado Hija del Desierto.

Aborkeek era distinta a la mayoría de las mujeres beduinas desde un principio. Nació en una carpa multigeneracional en un planificado pueblo beduino de Tel Sheva junto a Beersheba. Esa parte de la historia es típica. Pero mientras que gran parte de las mujeres de su edad eran casadas jóvenes, y no aprendían a leer ni a escribir, ella partió a Londres a estudiar un bachillerato en márketing. Esto fue hace unos 15 años atrás, dice la Aborkeek de unos 40 y tantos.

Su taller y sus productos disponibles para la venta [Crédito: Israel21c.org]

Viajó lejos para darse cuenta de que aquello que necesitaba en la vida estaba cerca de casa, en el desierto israelí.

Durante los primeros años en Londres, no rememoraba los días de vida en la carpa colectiva, sino que estaba contenta de poder acceder a lo último en moda, cosméticos, jabones y cremas. Ella llevaría alguno de estos productos de vuelta a su familia en Israel.

Una comezón extranjera

Al estar esta hija del desierto fuera de su entorno, comenzó a darse cuenta de que su piel le picaba y estaban apareciéndole manchas. ¿Quizá eran los preservantes o químicos en los productos occidentales que compraba? Pensó en su abuela y en los productos y cremas naturales que ella fabricaría como la mujer especialista en medicina de la tribu.

 Aborkeek creció viendo a su abuela recolectar brotes silvestres del desierto y convirtiéndolos en remedios y tinturas. Así que volvió a utilizar los productos preparados por su abuela para arreglar su piel.

Mientras tanto, con el incentivo de su compañera de departamento en Londres –una joven a la que le gustaba lo orgánico-, Aborkeek comenzó a traer los productos naturales sin preservantes de su abuela al Reino Unido como regalos, donde todos enloquecían por ellos.

“Los jabones que está haciendo tu abuela son mejores”, le dijo su compañera de departamento.

“Ahí me di cuenta de que mi abuela tenía mucho conocimiento en su interior”, le cuenta Aborkeek a Israel21c.

A fines de los noventa, Aborkeek estaba preparando sus propios jabones y cremas para la familia, y hoy tiene un exitoso local de ventas, con compradores internacionales que van a su taller en el desierto para adquirir sus especialidades.

Al comienzo, a su abuela no le gusto la idea de “vender” la medicina tradicional –jabón de leche de camello, jabón de aceite de comino negro: un producto que calma el dolor de las articulaciones y que funciona bien contra la artritis, y es un producto que aclara la piel.

Aborkeek se convenció de que sus productos también estaban embelleciendo a las mujeres. Con la aprobación de su abuela, estableció su negocio en 2005. Su abuela murió más tarde ese año.

Extraído de recursos naturales y locales

Al comienzo, las personas en la comunidad de Aborkeek le hacían bromas. Pidió préstamos y estableció su laboratorio en la cocina de su madre. Luego, cuando su familia pudo ver que ella hablaba en serio, su padre le dio un terreno de suelo polvoriento en las afueras de la ciudad para que instalara su negocio.

Allí también vive un pequeño burro blanco, bajo un árbol, y hoy otras cuatro mujeres beduinas son empleadas de la compañía, la cual también dirige seminarios sobre hierbas tradicionales beduinas y su utilización en productos.

Algunos de los secretos de sus productos insignes son el uso de nigella sativa, o aceite de comino negro, un remedio “para todo” usado en la medicina tradicional árabe. También está el citrullus colocynthis, un brote del desierto conocido por sus propiedades analgésicas y antiinflamatorias, el cual puede ayudar a aliviar el dolor de las articulaciones. Mencionado en la Biblia, también se conocido como la coloquíntida, tuera, manzana amarga, pepino amargo, calabacino amargo, melón del desierto, egusi o el vino de Sodoma.

Esta es una de las plantas que Aborkeek busca cuando sale con las mujeres en primavera a recolectar lo que necesitan y hacen lotes de productos dos o tres veces al año.

Extraer plantas del desierto a mano para uso local es una práctica sustentable, dice Aborkeek.

“De hecho, algunas plantas se están perdiendo porque no las están arrancando a mano”, dice. Hacerlo así ayuda a rejuvenecer a la planta, en algunos casos lo suficiente para que sobreviva en el riguroso territorio del desierto. “Sabemos cómo extraerlas de tal manera que el próximo año habrá incluso más de ellas”, dice, haciendo el gesto sobre las canastas de hierbas desecadas, ramas y raíces.

El melón del desierto (citrullus colocynthis) es uno de sus secretos. [Créditos: Israel21c.org]

Algunos de sus productos son enviados a las tiendas para su comercialización, pero Aborkeek trabaja principalmente mediante venta directa con los clientes donde así pueden tener un contacto directo con ellos, explicándoles los beneficios de sus productos.

También está trabajando en un sitio/tienda web para que pueda vender sus productos a clientes en el extranjero, y está abierta a preparar productos adecuados a un problema en particular.

Fuente: 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s