[Varsovia, Polonia] La casa más delgada del mundo nombrada en honor al israelí Etgar Keret

Fuente: 

Artículo de Abigail Klein Leichman de Israel21c.org traducido por el Instituto Chileno-Israelí

La Casa Keret, ubicada entre dos edificios y cercana al límite entre la ciudad y el gueto judío durante la Segunda Guerra Mundial

Desde 20 de octubre pasado, el premiado novelista israelí Etgar Keret comenzará una residencia temporal en una instalación artística de Varsovia anunciada como la casa más estrecha del mundo: 14 metros cuadrados.

Construida entre dos edificios de la década de los 60 ubicados en las calles Chlodna y Zelasna de la capital polaca –el límiete entre la ciudad y el gueto judío durante la Segunda Guerra Mundial- la construcción de 12 metros de largo mide pocos menos de 1.2 metros centímetros en su punto más ancho y sólo 700 centrímetros en su lugar más angosto (sumando 14 metros cuadrados).

Por años, las personas caminaban por este pequeño hueco sin que nadie lo notara. Pero a Jakub Szczesny del colectivo artístico y de diseño Fuerza de Tarea de Diseñadores Centrala, la significancia del lugar no puede ser ignorado mientras él trabaja por recrear un gusto judío en la ciudad polaca donde nació la madre de Keret.

Keret residiendo en su casa varsoviana. [Créditos: Centrala.pl]

“Uno de los efectos secundarios del comunismo en Polonia fue la uniformación de la sociedad”, dice el arquitecto de 30 años a Israel21c. “La política oficial de Estado era erradicar las diferencias entre ciudadanos porque eran muy difíciles así de controlar y entender, y eran considerados peligrosos. El multiculturalismo suprimido resplandeció en 1001, pero ha habido aún una falta de presencia judía. Nuestro grupo quiso hacer algo al respecto”.

Lo suficientemente excéntrico para residir en un lugar angosto

La inspiración golpeó a Szczesny mientras caminaba por el lugar hace tres años.

“En el cruce de las dos calles estaba el límite del gueto”, relata.

“Había un psicópata de la SS de pie en el balcón allí y disparándole a la gente cuando se le daba la gana. El lugar está lleno de karma negativo. Así que pensamos que sería el lugar perfecto para mostrar la falta de conexión entre las Varsovias antes y después de la guerra”.

La angostura del lugar no lo desconcertó.

“Necesitaba diseñar una estructura arquitectónica que desarrollara vida –una revitalización de un espacio vacío, un conector. También necesitaba a algún israelí lo suficientemente excéntrico para que se quedara en un espacio tan angosto, que jugara el rol de un ojo externo observando y comentando cómo Varsovia ha ido cambiando tan rápida y drásticamente. La idea fue decirle (a los israelíes):’Miren, un joven de su país no está simplemente lidiando con este lugar como un lugar del cual huir; él tiene su segunda residencia aquí’. Inmediatamente fui tras Etgar”.

El “nuevo Israel”

Szczesny recordó haber leído sobre una visita de Keret a Varsovia cuando estaba en la escuela secundaria. En ese momento, los trabajos del autor comenzaban a aparecer en polaco. “Él fue la representación de un ‘nuevo Israel’ para mí”, dice Szczesny.

A través del traductor polaco de Keret, Szczesny se contactó con él y voló a Tel Aviv a conocer al novelista, director de cine, cuentista y autor de novelas gráficas. Etgar, nacido en 1967 e hijo de sobrevivientes polacos del Holocausto, abrazó con entusiasmo la idea presentada por Szczesny mientras devoraban un plato del clásico shakshouka de Medio Oriente: huevos revueltos con tomate, pimentones y especias.

“Dijo que le parecía una oportunidad perfecta para volver a Varsovia”, señala Szczesny. “Su madre dice que él es un escritor polaco que escribe en hebreo”, agrega entre risas.

Ambos trabajaron juntos por tres años para hacer de la Casa Keret na realidad, con 200 mil zlotys (63 mil dólares – 30 millones de pesos) en donaciones de parte de públicos y privados incluidos el Centro Cultural Nacional de Polonia, la Oficina de Cultura de Varsovia, entre otros.

La cultura real de Varsovia

Muy pequeña para ser una casa legal, la instalación de marcos de acero posee una escalerita plegable y agua y sistema de alcantarillado similares a las usadas en los botes. En septiembre, los trabajos de fachada e interiores comenzaron luego de un gran evento inaugural el 20 de octubre.

En respuesta a Israel21c, Szczesny dijo que no habían pensado en poner una mezuzá en la puerta principal, pero estuvo de acuerdo en que este símbolo judío “sería natural”.

“Dedicimos convertirla en una institución y residencia”, dice Szczesny. Keret trabajará con la Unión Nacional Europea de Institutos Culturales para escoger entre jóvenes artistas e intelectuales para que residan en el lugar por unas pocas semanas.
Centrala, quienes ganaron recientemente un concurso de diseño por su instalación anunciado el nuevo Museo de la Historia de los Judíos de Polonia, se han involucrado profundamente en darle forma a una nueva identidad cultural para Polonia en los últimos 11 años.

“Polonia no es un destino popular excepto para ‘peregrinaciones de la muerte’, cuando los israelíes de 18 años vienen a recorrer los antiguos campos de exterminio y no tienen interacción con la vida real hoy”, dice Szczesny, quien estudió arquitectura en Varsovia, París y Barcelona, y desde 2008 ha participado en proyectos culturales en Polonia, Israel y la Autoridad Palestina.

“La Casa Keret será un lugar para entrar a la cultura real de Varsovia”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s