“Lady Leah”: cómo convirtió a Israel en capital de la alta costura en trajes de baño (y cómo las flores le salvaron la vida)

Leah Gottlieb

Antes de que comenzara la Segunda Guerra Mundial, Lea Gottlieb planeaba estudiar química. Durante la ocupación alemana de Hungría a mediados de los 40, su marido Armin fue llevado a un campo de trabajo. Gottlieb se escondió de los nazis en su ciudad natal Sajószentpéter y en Budapest, la capital húngara, moviéndose de un escondite a otro con sus hijas Miriam y Judith. En los puntos de inspección, escondió su cabeza tras un bouquet de flores para evitar ser reconocida como judía.

Gottlieb y su familia sobrevivieron a la guerra, y después de la liberación, ella y su marido instalaron una fábrica de impermeables en la entonces Checoslovaquia. Ellos emigraron a Haifa, puerto al norte de Israel, en 1949. Ella recuerda: “Llegamos sin nada, sin dinero, sin lugar dónde vivir. Los primeros dos o tres año fueron muy, muy duros”.

Diseños de 1961

Con dinero prestado de sus amigos y familia, ella y su marido abrieron una fábrica de impermeables similar a la que tenían en Checoslovaquia, esta vez en las cercanías de Tel Aviv en 1949. Pero por meses, ellos vieron “nada de lluvia, sólo cielos soleados”. Como resultado de ello, en 1956 fundaron Gottex, una compañía de trajes de baño y de playa de alta costura que se convirtió en la marca israelí líder fuera del país, exportando sus coloridos productos a 80 países. El nombre de la compañía es una combinación de “Gottlieb” y de “textiles”.

Gottlieb, una costurera, empezó por vender su anillo de matrimonio para comprar telas. Pidió prestada una máquina de coser y cosió trajes de baño en su departamento en Yafo, ciudad vecina a Tel Aviv.

Fue la diseñadora jefe de su empresa. Mientras la compañía se iba expandiendo, Gottlieb confeccionó atractivos trajes de playa para divertirse en playas de lujo, complementando los bañadores con tops, pareos, caftanes, túnicas, pantalones holgados, pequeños corsés y faldas. Sus colecciones tenían a menudo diseños variados, inspirados y dominados por flores, las cuales -ella sentía- le habían salvado la vida durante la ocupación Nazi. Su costura fue conocida por su meticulosidad y sus estampados, magníficos y diversos.

En 1973, cuando estalló la Guerra del Yom Kippur, Gottlieb canceló una gira por el extranjero, tomó

Diseños de 1985

las riendas de las operaciones en Gottex y organizó espectáculos de moda para los soldados de primera línea. En 1984, Gottex tenía ventas de $40 millones de dólares ($89 millones de dólares para el día de hoy) y fue el principal exportador de trajes de baño de moda a los Estados Unidos y tuvo dos tercios del mercado israelí de trajes de baño. Entre las figuras que usaron sus diseños estuvo la Princesa Diana de Gales, la Reina Sofía de España, Elizabeth Taylor, Brooke Shields y Nancy Kissinger. El bañador strapless de una pieza se convirtió en el estilo más vendido en el mundo. Para 1991, casi la mitad de su negocio avaluado en US$ millones estaba en los Estados Unidos.

Lev Leviev, el dueño del grupo Africa-Israel, adquirió Gottex en 1997. Cerca de un año después encabezando el equipo de diseño, Gottlieb dejó la compañía. Una vez que su contrato de no competencia con Gottex expiró, a la edad de 85 años fundó una nueva compañía de diseño de trajes de baño, bajo su nombre.

En 2005, Gottlieb fue votada como la 167a más grande israelí de todos los tiempos, en una encuesta pública para escoger a los 200 más destacados.

Anuncios